Apellidos de Trieste y su forma italianizada durante el fascismo

Apellidos de Trieste

Trieste fue siempre, y aún lo es, una ciudad multiétnica y cosmopolita; después de la Primera Guerra Mundial el gobierno italiano comenzó una verdadera limpieza étnica, con la italianización forzada de nombres, apellidos y toponimia de la ciudad; junto a estas medidas, aún más fuertes y represivas bajo el régimen fascista, varias etnias fueron obligadas a dejar la ciudad, como la comunidad alemana, de más de 12.000 personas.

El objetivo era « lavar de la hermosa cara de Trieste esta fealdad que atenúa su expresión latina y contamina su pureza espiritual ». Aún en 1966 en Trieste estaba estrictamente prohibido tener nombres propios no italianos. El cambio forzado de apellido de miles de familias de Trieste es un problema, incluso hoy en día, increíblemente sin resolver.

Una lista de « apellidos que se devolverán en forma italiana » fue aprobada por el Prefecto de Trieste Fornaciari el 6 de marzo de 1929.

La italianización del apellido original, que afecta a las siguientes generaciones, ha tenido varias consecuencias, hasta la creación de una generación « sin nombre« , es decir, de aquellos que ya no tienen su propia identidad, habiendo perdido contacto con su propio linaje y no no siendo ni siquiera de linaje itálico.

Apellidos italianizados

A continuación verán una lista está tomada de la publicación Un onomasticidio di stato de Miro Tasso. La columna de la derecha muestra la forma italiana de un  apellido, en la columna de la derecha la forma extranjera (generalmente eslovena) de la que deriva. De esta forma es posible rastrear el apellido original, aunque hay que tener en cuenta que muchos los apellidos escritos en italiano pueden corresponder a diferentes formas.

[table “27” not found /]

También es posible consultar apellidos italianizados en el sitio Triest-ngo

Cambios en los nombres propios

No solo se cambiaron los apellidos, sino también los nombres propios, una gran cantidad de mujeres pasó a llamarse María. En base a una ley de 1928, que imponía la « italianización » del nombre de los escolares, fueron cambiados los nombres:
Danilo pasó a llamarse Giordano
Darko pasó a llamarse Donato
Danica pasó a llamarse Aurora
Dragomira pasó a llamarse Carla
Ludmilla pasó a llamarse Luciana
Milan pasó a llamarse Emilio
Mirko pasó a llamarse Federico
Miroslavo pasó a llamarse Libero
Slava pasó a llamarse Stefania
Milena pasó a llamarse Elena
Slavko pasó a llamarse Mario
Stanko pasó a llamarse Costante
Svetka pasó a llamarse Santina
Zora pasó a llamarse Albina